Uno de los factores que parece haber incidido notablemente en la baja popularidad del mandatario, es su afán de bloquear un segundo retiro del 10%, llegando al punto de ingresar un requerimiento al Tribunal Constitucional, y tratar de imponer su propio proyecto con letra chica.

Los niveles de aprobación de la gestión de Sebastián Piñera cayeron a un 11,2%, de acuerdo con la encuesta Pulso Ciudadano de Activa Research, correspondiente a la segunda quincena de noviembre.

por: Leonardo Buitrago

Esta cifra es 1,1 puntos porcentuales menor a la evaluación de la primera quincena de noviembre (12,3%). Asimismo, es  la más baja desde julio de este año cuando llegó a un 11,4%.

 

El estudio reveló que un 81,2% de la población desaprueba la gestión de Sebastián Piñera, lo que supone un incremento de 6,9 puntos porcentuales con relación a la medición de la primera quincena de noviembre (74,3%).

Adicionalmente, es el resultado de desaprobación más alto registrado desde el febrero de este año, cuando se ubicó en 81,4%.

Ante la interrogante: Independientemente de tu posición política, ¿apruebas o desapruebas la forma en que los ministros y
ministras están desarrollando su labor?, el 77,3% de los encuestados respondió que la desaprueba, un 11,9% la aprueba y un 10,7% contestó que no sabe.

Uno de los factores que parece haber incidido notablemente en la baja popularidad del mandatario, es su afán de bloquear un segundo retiro del 10%, llegando al punto de ingresar un requerimiento al Tribunal Constitucional, y tratar de imponer su propio proyecto con letra chica.

El aumento en los niveles de desaprobación de Piñera se da justo cuando en el debate político nacional se maneja la posibilidad de que las elecciones presidenciales, previstas para noviembre de 2021, pudieran adelantarse a abril, ante la crisis de credibilidad del mandatario y su Gobierno.

De hecho, el estudio de opinión de Pulso Ciudadano reveló que un 46,4% está muy de acuerdo/de acuerdo con el proyecto de reforma constitucional, presentado por un grupo de parlamentarios, para adelantar las elecciones presidenciales y parlamentarias para abril de 2021.