Chile había sido alabado en las últimas semanas por su exitosa campaña de vacunación. Pero un relajamiento en las vacaciones de verano y un exceso de confianza en la vacuna han vuelto a disparar las cifras de contagios. El Gobierno vuelve a confinar a su población, para asegurar el éxito de la vacuna.